LA IGLESIA EN HISPANOAMÉRICA PERDERÁ AL ÍNDICE DE NATALIDAD COMO CÓMPLICE SILENCIOSO.

VA A NAVEGAR LA LEGALIZACIÓN DE UNA AGENDA POST CRISTIANA.